Voz escrita de San Francisco y el Nordeste, No. 479,
Edición 2da. de Dic. del 2007, R.D.

Noticias | Deportes | Artículos | Lectura | Clasificados | Editorial | Ediciones Anteriores

Construyen guardacostas de la Marina en Las Calderas
Astillero Ciramar reparó más de un barco por semana en el 2007, ofrece 413 empleos

Foto panorámica de las instalaciones de CIRAMAR. Fíjense de las embarcaciones en proceso de reparación y construcción en los dos diques, uno para naves de hasta 900 toneladas y un segundo con capacidad para 7,500 toneladas

Foto panorámica de las instalaciones de CIRAMAR. Fíjense de las embarcaciones en proceso de reparación y construcción en los dos diques, uno para naves de hasta 900 toneladas y un segundo con capacidad para 7,500 toneladas

Las Calderas, Baní. Ciramar Internacional Trading Co. Ltd, que opera el astillero de Las Calderas en sociedad con la Marina de Guerra, es uno de los principales centros de servicios navales de su tipo en las islas del Caribe, es el principal ente industrial de la provincia Peravia y constituye un soporte estratégico de la seguridad nacional explicó su gerente ejecutivo, licenciado Omar Andújar-Záiter.

Informó que una cifra indicativa de la magnitud de las actividades que realiza el astillero es que en el 2007 reparó o dio mantenimiento a 62 buques de diferentes tamaños, incluyendo tanqueros, veleros, yates, etc., en promedio más de uno por semana.

Al participar  en un encuentro con 28 periodistas y comunicadores de Baní, el licenciado Andújar-Záiter  afirmó que Ciramar además de ser la principal empresa naval del país con capacidad para construir y reparar barcos, es  un factor de gran impacto en la economía  de la provincia Peravia, donde  sólo en el año 2007  pagó 125 millones de pesos en salarios y consumió bienes, insumos y materiales por 72 millones.

Actualmente cuenta con 413 empleados con un alto nivel de especialización técnica, procedentes de Las Calderas, Quijá Quieta, Salinas, Los Tumbaos, Matanza, Sombrero, Baní y San Cristóbal, además de generar un gran número de empleos indirectos.

El licenciado Andújar-Záiter presentó una exposición sobre la evolución  y las perspectivas de la empresa, en la que aseguró que los proyectos de expansión del astillero duplicarán el número de empleados y su impacto económico y social en la región.

Explicó que Ciramar  surgió como una  idea del ingeniero naval Luis E. Contreras Peña, graduado de la Universidad de Michigan,  que fue el constructor de los Astilleros Navales de La Marina de Guerra en la Bahía de Las Calderas en el año 1971.

Relató que 20 años después, al regresar al país con una amplia experiencia de servicio en grandes astilleros de Estados Unidos y Europa, creó CIRAMAR y puso en marcha un acuerdo con la Marina de Guerra “para convertir en una empresa moderna y productiva el astillero de Las Calderas que se habían deteriorado por falta de recursos económicos y técnicos”.

Andújar informó que de instalaciones con capacidad para hacer reparaciones pequeñas embarcaciones, actualmente existen dos diques, uno para naves de hasta 900 toneladas y un segundo adquirido en el 2002 con capacidad para 7,500 toneladas, lo que en la clasificación de este tipo de instalaciones lo define como un astillero de mediano tamaño o de segundo nivel.

Explicó que además del impacto del empleo creado, la  presencia de los tripulantes de las embarcaciones en reparación, dinamiza la economía de la zona, tanto por la demanda de habitaciones hoteleras como por el consumo de bienes y servicios.

Impacto económico

Andujar Zaiter dijo que Ciramar centrada en los servicios relacionados con la industria naval, ha contribuido a desarrollar y mejorar la vida de los  pequeños poblados de la zona, que antes dependían de la pesca y la agricultura de subsistencia.

Dijo que en cuanto a la seguridad nacional, “además de la construcción de embarcaciones para la Marina de Guerra, aquí es donde sus buques reciben el servicio de mantenimiento que periódicamente requirieren”.

Resaltó que “la expansión de nuestros servicios duplicará los actuales puestos de trabajo, aumentará la demanda de alimentos y otros bienes que recibimos del comercio, del transporte,  de los hoteles y de los productores de la zona”, tanto para el consumo de los empleados como por la demanda de las tripulaciones de los barcos que vienen al astillero, dinamizando la economía de las comunidades del entorno de Las Calderas.