Voz escrita de San Francisco y el Nordeste • 1ra. Quincena noviembre • Edición 524 • Sábado 23, de agosto del 2014

Lengua Dominicana: Diversidad lingüística

- Mayra Brito Holguín

Lunes.16.11.2009
El español dominicano es complejo, posee características específicas y particulares que lo diferencian del español de América. Su naturaleza lingüística es herencia del español peninsular (especialmente de Andalucía) y otras zonas españolas. Por esta razón el aspecto fonético es determinante en las variaciones lingüísticas que se producen en la República Dominicana.

El uso de una lengua está determinado por diferentes elementos o factores que son: grupo social, zona geográfica determinada, situaciones de comunicación, entre otros.

Todas estas manifestaciones son las que generan la llamada diversidad lingüística.

El español dominicano está dividido en zonas que poseen características propias que en muchos casos interrumpen el grado de inteligilibilidad entre sus hablantes.

La vocalización, la lateralización y la neutralización, son los factores dentro del desarrollo lingüístico de más arraigo y que por ende generan prejuicios, tanto en los hablantes de la misma región, como los de las otras.

Estos fenómenos son de profunda trascendencia ya que se desplazan y tocan otras regiones.

En ocasiones se suele pensar que las variaciones que sufre nuestra lengua, aun siendo el mismo idioma es razón suficiente para catalogarlo de correcto o incorrecto. Esto se produce en vista de que se desconoce que dentro de una misma lengua hay variaciones dialectales y que esto no significa que la actividad lingüística sea incorrecta, sino que la misma obedece a características específicas de la región o la zona geográfica donde se desarrolle, constituyendo a su vez dialectos y subdialectos.

Por no entender, y conocer los hechos y fenómenos lingüísticos, en ocasiones nos apropiamos de ideas erróneas, que en nada nos ayudan o edifican con respecto a nuestra identidad nacional, la historia sobre la que se fundamenta y desarrolla nuestra lengua y por ende las variedades lingüísticas que se pueden dar dentro de la misma.

La diversidad lingüística de la República Dominicana depende de cómo se distribuye a nivel nacional y de su forma de entonación. Sara Bolaño (1999) plantea que la interacción verbal tiene que ver con un proceso eminentemente social, en el cual las expresiones se eligen de acuerdo con normas sociales, reconocidas por todos los miembros de una comunidad.

El fenómeno lingüístico es analizable, no solo en cuanto a la estructura interna de la lengua como sistema, sino también dentro del amplio contexto del comportamiento social.

En conclusión, la diversidad lingüística es un fenómeno natural y cien por ciento aceptado. La necesidad del usuario de la lengua (hablante), el medio social en el que se desarrolle, son, entre otros factores lo que va a determinar el uso lingüístico individual, y por ende la variación que este pueda sufrir.

La autora es maestra de los niveles básicos y medio, cursa tesis de Maestría en Lingüística Aplicada a la Enseñanza de la Lengua Española.