Mié27082014

Actualizado a las: Mié, 27 Ago 2014 4pm

Back Está aquí: Home Opinión Sandy Hook y el Círculo Virtuoso de la Industria Armamentista

Sandy Hook y el Círculo Virtuoso de la Industria Armamentista

Sandy HookEsta semana ha sido devastadora en términos de tranquilidad y sosiego sobre todo para aquellos que como nosotros no sólo tenemos hijos(as) en edad escolar, sino que además estamos directamente vinculados al sector educativo. La tragedia de esa pequeña escuela elemental de Connecticut nos hace recordar y revivir claramente que tan mal estamos y cuanto tiempo le dedicamos a asuntos innecesarios.

La fascinación norteamericana por las armas de fuego no es un asunto reciente. Todos hemos crecido al amparo de la fascinación cultural que los EEUU y sus habitantes le han impregnado a las mismas, la “garantía” de seguridad que representan, y la demostración de poder de los ejércitos que las poseen. El problema es que, contrario a como pudiese ocurrir con cualquier otro instrumento moderno, altamente efectivo, y en manos de la población en general las armas matan.

Ahora bien, conocida ya esta realidad y el hecho de que si combinamos los crímenes masivos más recientes y de mayor connotación: Sandy Hook (27 muertes), Aurora Colorado el 20 de Julio (12 muertos y 59 heridos), enero 2011 en Arizona (18 muertos y la Senadora Giffords herida), el 22 de Junio en Noruega (77 muertos) y Abril 2007 (33 estudiantes muertos en Virginia Tech) todos tienen un patrón común la marca de las armas (Glock o Ruger) y el tamaño de los cargadores.

Vamos a analizar este fenómeno desde dos ópticas, la económica y la política. Desde el punto de vista político entendemos que no existe ni en EEUU ni en República Dominicana un mejor momento para atacar el flagelo de la posesión de armas de fuego que el actual. Dado el enorme rechazo público que han tenido estos eventos y los altos índices de crímenes cometidos con armas en ambos países. En el caso de Obama tiene de frente a un partido Republicano que tradicionalmente ha defendido a su mayor contribuyente la Asociación Nacional de Rifles y Armas (NRA en ingles) pero hasta aquí ya se están agrietando las alianzas. Tal es el caso de por ejemplo el llamado de Senadores como Joe Manchin de West Virginia y Mark Warner de Virginia, ambos republicanos y pasados defensores fervientes de la NRA, a que se impongan mayores controles sobre la compra y tenencia de armas.

En el caso dominicano la receta para reducir la criminalidad e inseguridad que percibimos todos y que se está cobrando más de un centenar de personas mensualmente ha sido mucho más tradicional y fiscalista. El Gobierno del Presidente Medina se ha limitado a enviar más “agentes” a las calles en estas Navidades, puesto que el saber que ahora tenemos más personas con poca preparación, recibiendo ingresos magros, pero armadas patrullando nuestras calles a pie y con muy poco entrenamiento es sin lugar a dudas una garantía de mayor seguridad.

Las armas son un gran negocio, tanto en países productores de armas como los EEUU, Brasil, Rusia, Italia, Gran Bretaña, Francia, China etc. como para quienes comercializan con ellas, que es el caso dominicano. En nuestro país la venta de las armas largas y cortas, las municiones y sobre todo el licenciamiento representan montos importantes de recursos que hacen que los Gobiernos se tornen extremadamente tímidos a la hora de legislar en contra de la tenencia y porte de las mismas. Razón por la cual nuestra población es una de las más intensamente armadas de Latinoamérica y donde aquellos que tienen armas suelen poseer más de una.

En términos económicos la industria armamentista parece estar fuera de dos grandes principios fundamentales de la economía (la mala publicidad la fortalece y el ciclo económico no le afecta) convirtiéndose en uno de los sectores más apetecibles por inversionistas privados, gobiernos y criminales a la vez.

Decimos que la mala publicidad no le afecta, puesto que si analizamos el crecimiento de la industria (en EEUU donde tenemos cifras concretas), vemos que por ejemplo sólo en este año los chequeos obligatorios para obtener un arma que hace el FBI llegaron a la cifra record de 16.8 millones. Fundamentalmente impulsados por los crímenes que mencionamos anteriormente del 2011 y el viernes negro (Black Friday) por el temor de que la Administración Obama va a endurecer las leyes sobre tenencia de las mismas. En cuanto al ciclo económico, mientras el resto de la economía decreció y se perdieron millones de empleos por la crisis financiera del 2008 la industria armamentista (armas para civiles) se duplicó en impacto económico hasta alcanzar los US$31.6 billones de US$ en ventas y adicionó 23,000 empleaos directos equivalentes a un 30% en de acuerdo a la Fundación para deportes de Tiro (NSSF) en ese periodo. .

Lo innegable es que como sociedad los dominicanos no podemos darle la espalda a esta situación, como Estado me refiero. Ya que como individuos todos hemos adoptado las soluciones que obliga el mercado (nos hemos armado hasta los dientes) y las que hoy promueve la NRA (que son absurdas a la luz de las discusiones en EEUU, pero ellos igual se atreven) de que si el problema es que entran con armas a las escuelas, colegios, universidades y demás lugares públicos los Norteamericanos deben de colocar seguridad armada en todas las puertas de acceso a estos recintos. Cualquier parecido a lo que ya de por si viven nuestros infantes es pura coincidencia.

Si vemos el círculo virtuoso (para los fabricantes y propietarios de armerías me refiero) de la industria armamentista el futuro es bastante promisorio, de acceder el Gobierno y el Congreso norteamericano a semejantes sugerencias. Puesto que esto va a implicar que los infantes no sólo verán las armas en la TV, Video Juegos y el Cine, si no que al entrar a sus escuelas, al Mall y a Walt Disney World también. Esto de seguro que también tendrá un impacto negativo sobre nuestra población infantil que absorbe de manera directa aquella.

Y aquí seguimos a la espera de por lo menos una declaración del Gobierno Dominicano en este sentido, supongo que vendrá con la vieja Belen en enero.