La Privatización de las Empresas Del Estado de la República Dominicana

Alodia Pichardo.La privatización de las empresas del Estado en la década de los años 90 por el ex presidente Leonel Fernández, fue un ejercicio con resultados negativos, nada positivo que exhibir. Este modelo privatización no trajo soluciones, sino que sirvió para beneficiarse unos cuantos.

Las empresas privatizadas fueron: energía eléctrica, ingenios azucareros, empresas de distintas áreas agrupadas en CORDE, los hoteles estatales y aeropuertos. Según el gobierno la intención era promover la inversión de recursos frescos, liberarse del aporte de subsidios millonarios y garantizar mejores servicios a la ciudadanía, hoy ocurre todo lo contrario, no hubo las inversiones prometidas, el Estado ahora gasta más en subsidios y los servicios han colapsado.

En caso de la energía, la población ha sido perjudicada, no se tiene energía, se subsidia y se paga cara, se escenifican cadenas de protesta a nivel nacional por el tema.

Los Ingenios Azucareros Estatales eran 10 al momento de la privatización, con esto se ha contribuido a aumentar el desempleo, donde la población de los ingenios ha tenido que recurrir al mercado laboral informal, por haber quedado miles de trabajadores sin trabajo.

Las de empresas agrupadas en la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE), eran 26 en su conjunto, de esas 23 desaparecieron y sólo tres: Molinos del Ozama, La Tabacalera y Minas de Sal y Yeso están operando y aportando un 50% de sus beneficios van al Estado.

En caso de los Hoteles propiedad del Estado, eran un total de 19, con 1,277 habitaciones, se arrendaron estas infraestructuras a 20 o 30 años, alegando el propósito de que sean reacondicionadas y puesta en operación.

En esto se escenificaron demanda como fue el caso del periodista Marino Zapete, en su calidad de ciudadano, sometió un recurso legal contra el reparto el arrendamiento de las 203 cabañas del residencial Ercilia Pepín, de Jarabacoa, propiedad del Estado dominicano, que fuese irregularmente repartida entre funcionarios civiles, militares, dirigentes políticos, periodistas y particulares.

El ex ministro de Turismo, Félix Jiménez, cedió al empresario Félix Cabrera en un contrato ilegal y lesivo al interés nacional, el contrato del arrendamiento del Hotel Montaña, en Jarabacoa.

Los aeropuertos fueron traspasados al consorcio Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI (Aerodom), es la empresa concesionaria para la administración y operación de seis aeropuertos del Estado Dominicano, por un periodo de 30 años.

El gobierno asume un papel de estimulador, orientador y regulador de la economía, en las distintas modalidades de privatización, inversiones conjuntas, en arrendamientos o asociaciones conjuntas entre empresas privadas y empresas del Gobierno, las expropiaciones son cedidas para beneficiar adeptos que hicieron posible su asunción al gobierno. 

Todo esto ha pasado en los gloriosos gobiernos del PLD, gobiernos matizados por la corrupción, inseguridad ciudadana, narcotráfico, los crímenes de la policía con intercambios de disparos, contra los jóvenes de los barrios marginados, ahora no son comunista ahora son micro traficantes de drogas, crimen organizado con el nuevo componente del sicariato, para sellar y acallar la situaciones.

+ Leídas