Agreden legisladores y a antirreeleccionistas; Leonel lo condena
Agreden legisladores y a antirreeleccionistas; Leonel lo condena

El diputado Henry Merán está hospitalizado; un estudiante quedó con un brazo roto tras agresiones de militares

La manifestación a las afueras del Congreso Nacional en contra de una posible reforma constitucional para la reelección presidencial terminó ayer con varios legisladores leonelistas agredidos con bombas lacrimógenas y un estudiante universitario herido.

Uno de los más afectados fue el diputado Henry Merán, presidente de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, quien tuvo que ser ingresado a la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Independencia tras ser bombardeado y absorber de cerca los gases lacrimógenos lanzados por agentes antimotines apostados en el Palacio Congresual.

Igualmente, Joel Jiménez, estudiante de Derecho en la UASD, resultó con un brazo roto y heridas en el cuello, producto de las agresiones propinadas por varios efectivos militares que pretendían quitarle una carpa que sería utilizada por los manifestantes, para una protesta pacífica en defensa de la Constitución.

Todo comenzó cuando, pasadas las cuatro de la tarde de este lunes, integrantes de la Fundación Equidad y Justicia Social (Fejus) y del colectivo “Hijos de la Patria” se apostaron frente al Congreso para exigir el respeto a la Carta Marga, lo que fue impedido por decenas de militares que exigían un permiso legal a los jóvenes para ello.

El mismo tiempo, varios legisladores de diferentes partidos, especialmente seguidores del expresidente Leonel Fernández, salieron para manifestar su rechazo a la militarización que tenía el Congreso, la cual calificaron como “ilegítima y antidemocrática”.

Merán, pilar de la corriente leonelista, advirtió que el fuerte contingente militar que resguardaba el Congreso “es el paso previo para el sometimiento del proyecto de Ley que iniciaría una fraudulenta y comprada reforma constitucional”..

l diputado por San Juan y otros legisladores, en apoyo a los jóvenes manifestantes, se dispusieron a colaborar con la agilización del permiso para el uso del espacio público para realizar protestas cívicas, que emite la Dirección de Tránsito y Movilidad Urbana de la Alcaldía del Distrito Nacional.

Sin embargo, se enfrentaron a la negativa del general de la Policía Nacional, Máximo Báez, Aybar y el contraalmirante Luis Rafael Lee Ballester, de la Armada de República Dominicana, quienes estuvieron al frente de las Fuerzas Militares y Policiales apostadas en las afueras de la sede legislativa.

A pesar de que los jóvenes y legisladores entregaron a ambas autoridades copias del permiso firmado por la Alcaldía, estos se rehusaron a permitir la colocación de la carpa, lo que detonó discusiones entre ambas partes, y generó que los miembros de Fejus fueran por los materiales para instalarse. No obstante, los militares forcejearon con varios manifestantes al tiempo que lanzaron bombas, cayendo una de estas cerca de Merán, quien es asmático.

La mayor agresión la sufrió el estudiante Jiménez, quien fue golpeado por varios militares. “Tienen que permitir que nos manifestemos, tenemos los permisos requeridos, así que no hay razón para detenernos”, vociferó Jiménez, previo a ser herido, mientras corría en busca una caja que contenía las carpas y que había sido arrebatada por un militar a unos estudiantes. Unidades del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 fueron al lugar para socorrer a las víctimas, entre las cuales también estaban otros estudiantes con problemas respiratorios.

Condena militarización de la Cámara

Previo al incidente, Merán, al leer el manifiesto de los congresistas, citó el artículo 128 de la Constitución, en el que se indica que el presidente de la República es la autoridad suprema de los cuerpos de seguridad del Estado, “por tanto –consideró- la militarización del Congreso Nacional no ha podido realizarse sin la autorización expresa del Poder Ejecutivo”. “En la actualidad, no existen circunstancias que podrían afectar la seguridad de la Nación, o sus instituciones, como es el Congreso Nacional, por cuanto, las facultades ordinarias para la protección del mismo, resultan suficientes”, sentenció Merán.

Subrayó que es violatorio a la Constitución que el Poder Ejecutivo utilice atribuciones excepcionales para situaciones ordinarias, y así menoscabar el principio de división de los poderes políticos.

Reiteró que los senadores y diputados “no estamos ligados por mandato imperativo, actuamos siempre con apego al sagrado deber de representación del pueblo dominicano que nos eligió, ante el cual debemos rendir cuentas”.

Fustigan ataques a congresistas

El expresidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario Márquez, calificó como un “abuso de poder” los altercados que se produjeron entre legisladores y militares. “Este es un acto que refleja la desesperación que tienen quienes están decididos a cualquier precio a reformar la Constitución para abrir el camino hacia un gobierno de fuerza”, dijo Rosario Márquez.

Advirtió que “esta no es una acción democrática, esta es una acción dirigida a tratar de forzar al Congreso Nacional a que apruebe una modificación a la Constitución que el pueblo está rechazando”.

Subrayó que quienes están promoviendo la reelección del presidente Danilo Medina, “no tienen los votos, pero sí tienen las botas”, haciendo referencia a los cientos de militares que estaban diseminados por todo el complejo ferial ayer en la tarde.

Anunció que acompañará a quienes se manifiesten en el Congreso en contra de la modificación de la Carta Sustantiva, “por lo que (los militares) deberán prepararse para reprimir con ganas, porque la democracia dominicana no la van a matar con botas”.

Fuente: El Caribe

+ Leídas